martes, 11 de diciembre de 2018

Tiempo de Navidad


11 DICIEMBRE 2018


Se acerca la Navidad. Nos encontramos en pleno tiempo de Adviento, primer período del año litúrgico cristiano y de preparación para la venida de Cristo a la tierra.

Ya hace muchos años, san Francisco de Asís creó el primer Belén en Italia. La realización de los Belenes se difundió rápidamente por toda Italia y luego al mundo entero, creándose una tradición que perdura hoy en día. 

En La Salle de Santander, la Navidad siempre se celebró con mucha ilusión, adornando las clases y realizando un Belén dentro de la Capilla colegial. 

En los años 60, el encargado de todos estos preparativos era el H. Higinio, que con todo cariño y esmero nos hacía vivir este tiempo con más intensidad. En el año 1967, su Belén colegial fue galardonado con el primer premio dentro de su categoría. 

Hoy recordamos ese momento y con la satisfacción de saber que esta tradición no se ha perdido.

Bueno, también, como cada año, se exponen decenas de "Nacimientos" realizados por los alumnos y sus padres.



jueves, 11 de octubre de 2018

Carta del Hermano Superior General, Robert Schieler, al Papa Francisco

11 OCTUBRE 2018

Dada su importancia, damos a conocer la carta que el Hermano Superior General, Robert Schieler, en nombre del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas, ha enviado al Papa Francisco.

H. Robert Schieler

(para ampliar la imagen: Ctrl + )



Papa Francisco                                                                                        (tomada de Historia-Biografia.com)

martes, 9 de octubre de 2018

9 de octubre, Santos Mártires de Turón

9 OCTUBRE 2018

Hoy celebramos la festividad de nuestros santos lasalianos, mártires en Turón (Asturias) en el año 1934.





El H. Augusto Andrés (Román Martínez.1910-1934) era natural de  Santander y alumno de la modesta escuela que los Hermanos tenían en la ciudad (Escuela de San José o del Círculo Católico). Los Antiguos Alumnos del Colegio La Salle donaron al templo parroquial de San Francisco una bella estatua de este Santo. 

El H. Aniceto Adolfo (Manuel Seco.1912-1934), era natural de la localidad cántabra de Celada Marlantes.  Era el más joven de la Comunidad. Tuvo otros hermanos en la Congregación Lasaliana, entre ellos nuestro querido H. Julián.

En la catedral de Santander, con ocasión de su canonización en 1999, se habilitó una capilla, donde se depositaron reliquias de ambos santos Hermanos. Recientemente se ha colocado un atril de metacrilato con referencias de sus vidas.

En la capilla conventual de Bujedo, en la absidiola derecha del templo, se hace memoria de su generosa entrega al Señor. Allí descansan sus reliquias y reciben un culto especial.




Hoy tendrá lugar en la iglesia de San Francisco de Santander a las 19:30 horas, una misa solemne con motivo de celebrarse la festividad del santo Román Martínez, que perteneció a la citada parroquia. Todos quedamos invitados a participar con nuestra asistencia.

domingo, 23 de septiembre de 2018

El día que se hizo noche cerrada a media mañana

23 SEPTIEMBRE 2018

Nuestro asociado Fermín Madrazo nos remite un artículo en el que recuerda un hecho acaecido en el tiempo de sus estudios escolares en La Salle. Por lo curioso y singular que resulta, lo publicamos en este blog para conocimiento de todos y de paso para refrescarnos la memoria. Muchas gracias Fermín por tu colaboración al blog.




EL DÍA QUE SE HIZO NOCHE CERRADA A MEDIA MAÑANA


Cuando yo era adolescente viví en Santander un fenómeno meteorológico que nunca se me ha olvidado. Al comentarlo con familiares y amigos, también ellos lo recuerdan perfectamente. Un día de invierno, a media mañana, se hizo noche cerrada. Sé que estaba en el colegio, pero ignoraba la fecha en que ocurrió.

Así que, como por mi formación académica y mi vida profesional, sigo el lema de “frente a las opiniones, datos”, me puse a buscar éstos. No fue fácil, pero al cabo de un tiempo encontré un boletín del Instituto Nacional de Meteorología, cuyo texto transcribo a continuación:

        10 de marzo de 1955
  A principios de marzo, Cantabria sufre un intenso temporal de nieve que deja la provincia aislada del resto del país, con las comunicaciones interrumpidas por carretera, trenes atascados por la nieve en la zona de Mataporquera, servicios colapsados en Campóo, donde en Reinosa la nieve supera el metro de espesor, y con una situación parecida en la zona occidental, Polaciones, Liébana, etc.

  En Santander nieva durante cuatro días seguidos entre el siete y el diez de marzo, cuajando la nieve y permaneciendo sobre el suelo de la capital durante esos cuatro días. Este último día se produce el extraño fenómeno de un oscurecimiento casi total de la luz del sol durante la mañana y que dura varios minutos, provocando la alarma entre los vecinos. Las tormentas que descargan sobre la ciudad hacen que el sol se oscurezca; así, a las once menos dos minutos, se ensombrece repentinamente el cielo y se hace noche cerrada. La oscuridad persiste hasta las once y ocho minutos. A las once y media se reproduce otra vez el fenómeno durante unos quince minutos. Mientras tanto, nieva y graniza sin interrupción, la ciudad está colapsada al igual que toda la provincia, que sufre desde el domingo día seis un gran temporal de nieve.

  También se producen eclipses de sol en una amplia zona de la costa e incluso el interior de la región (Santoña, Comillas, Torrelavega, Cabezón de la Sal...)”

Así que, en efecto, el fenómeno meteorológico ocurrió y se produjo el jueves 10 de marzo de 1955. Yo tenía entonces doce años y estudiaba tercer curso de bachillerato en el Colegio La Salle de Santander.

Para comprobar si la prensa local había informado del hecho, acudí a la hemeroteca municipal y pedí los periódicos del día 11 de marzo de aquel año. Y tanto El Diario Montañés como Alerta publicaban la noticia, con grandes titulares, en primera página.

TITULAR DE ALERTA (11 DE MARZO DE 1955)
       
        Un extrañísimo fenómeno meteorológico en Santander
Tres cuartos de hora del mediodía de ayer de noche cerrada en nuestra ciudad y parte de la provincia
        Según el parte meteorológico continuará hoy la misma invasión de aire frío en el Norte





TITULAR DE EL DIARIO MONTAÑÉS (11 DE MARZO DE 1955)
       
        Noche cerrada a mediodía y crepúsculo casi toda la mañana
Densas nubes, con cristales de nieve, produjeron los efectos de un eclipse total, por tres veces, durante el día de ayer
        Así nos explica el fenómeno el director del Observatorio Meteorológico

La información de El Diario Montañés era la siguiente:

  “Todos se hacen la misma pregunta. ¿Qué ha ocurrido? La ciudad, ayer por la mañana, vivía, con curiosidad, impaciencia y hasta con miedo, ante los fenómenos que iban ocurriendo. Los comentarios fueron de todos los gustos. Desde el mercado de abastos a la oficina, a la fábrica o al comercio, rodaba idéntica preocupación: ¿Qué ocurre? ¿Qué va a suceder?

  A tono con la cultura de las gentes, llovían las explicaciones. Había quienes achacaban lo que ocurría a la presencia en nuestro cielo de una masa radioactiva arrastrada por el temporal desde algún lugar de experimentación de bombas nucleares. Pero casi todo el mundo coincidía en que era la primera vez que se veía un acontecimiento de esta clase. ¡No hay anunciado ningún eclipse de sol, ni total ni parcial! comentaba la gente.

  Noche cerrada al mediodía. El caso fue que el cielo, enfundado en sus grises bufandas, como previniéndose contra el frío según tiene por costumbre hacer estos días, se había encapotado un poco más de la cuenta al filo de las 10:45. Exactamente, a las 10:58 de la mañana fue produciéndose el apagón, casi con la rapidez con que en un cine nos dejan a oscuras para comenzar la proyección de una película. A las 10:59, era ya de noche cerrada. Pero tan de noche como a las doce o a la una de la madrugada. No había en las calles otra luz que la trasparentada por los comercios, oficinas y casas particulares, pues el alumbrado público no había encendido todavía sus focos. Los coches circulaban todos con los faros de carretera, pues ni las luces de población bastaban en aquel trance, al que acompaña la circunstancia de nevar bastante fuerte.
  El fenómeno de la noche cerrada duró desde las 10:59 hasta las 11:08, exactamente nueve minutos de duración, por la falta total de luz como de crepúsculo; pero, esto es lo raro, en dirección Norte-Nordeste. E iba lentamente amaneciendo y restableciendo la tranquilidad en todo el mundo. Quedó la luz a las 11:13 en un día gris y muy cerrado. Los comentarios fueron de todos los tipos. Desde el orden apocalíptico y catastrófico, hasta el decididamente humorístico.

  Según referencias -lo consignado anteriormente lo presenciamos nosotros mismos- a las ocho de la mañana se produjo un fenómeno igual al descrito. Pero por lo prematuro de la hora, apenas impresionó, confundiéndolo, los pocos que madrugan estos días, con un simple retraso del amanecer.
  Lo que presenciaron todos los santanderinos fue la repetición del fenómeno entre las 11:30 y las 11:38 del mediodía. Pero esta vez la oscuridad -muy cerrada- no llegó a ser total e intensa como la producida entre las 10:59 y las 11:08.

   Quisimos encontrar una explicación autorizada y llamamos al Observatorio. El teléfono señalaba ocupado. Era natural. La ansiedad de muchas gentes las llevaba a la mejor fuente de información. Por fin pudimos ponernos al habla con el director del Observatorio Meteorológico, el Sr Endériz. Dicho señor nos explicó el fenómeno desde el punto de vista científico y técnico.

-        No ha ocurrido nada anormal.
-        ¿Qué nos dice usted? Mire: en cuarenta y tres años no he conocido fenómeno parecido ni análogo.
-        Ni yo tampoco. Pero no es anormal. Mire usted, en nuestras claves corrientes y previstas para dar cuenta de los fenómenos, tenemos una que indica éste. De forma que usted ve que está perfectamente prevista esta anormalidad.
-        Y… ¿qué es lo que ha ocurrido?
-        Pues, hombre, que ha sido tal la cantidad de nubes acumulada y tan densas, integradas además por cristales de nieve en diversas y caprichosas posiciones, que no dejan pasar absolutamente nada de luz del sol. Y entonces ya ve usted la oscuridad que se ha producido.
-        ¿Tiene usted noticias de haber sido el fenómeno general en otras provincias o regiones?
-        No señor. Lo lógico es que la zona afectada sea pequeña. Aquélla cuyo techo está integrado por la nube o nubes culpables. Nosotros no tenemos referencia de que se haya producido en otros lugares. Lo que sí es probable la repetición sucesiva en otras zonas a medida que avanzan las nubes.

  Al marcharnos, curioseamos el parte de previsión del tiempo, que señalaba un franco empeoramiento por reducción acusada de la pequeña área de alta presión. Es decir, que parece que vamos hacia días más crudos y desagradables.”

Más tarde, me interesó saber si la prensa nacional había informado sobre dicho fenómeno, y en la hemeroteca virtual del diario madrileño ABC encontré esta crónica en el interior del periódico de fecha 11 de marzo de 1955:

        “Ayer mañana, una inmensa nube negra sumió en la oscuridad a la ciudad
        {Crónica telefónica de nuestro corresponsal)

  Llevamos cuatro días de nevadas. Por teléfono están aislados numerosos pueblos de la provincia, y todas las estaciones de la línea de la Renfe con la estación de Santander. Por esta causa las órdenes y noticias acerca de la situación de la vía férrea se transmiten con mucha dificultad.

  Por otra parte, la nieve ha puesto un serio obstáculo al paso de los trenes. El de Santander-Madrid ha estado detenido un día en Bárcena de Pie de Concha, y el de Madrid-Santander otras veinticuatro horas en Alar del Rey.

  En la capital ha dejado de nevar esta tarde después de una mañana muy fría, en la que el termómetro ha descendido a tres grados sobre cero. Hacia las once de la mañana ocurrió un caso singular que asustó a las pocas personas que transitaban por la calle. Una nube inmensa, de kilómetros y kilómetros, enteramente negra, trajo la oscuridad absoluta a la ciudad, como si se tratara de un eclipse total de sol. Los pájaros, alocados, buscaron apresuradamente sus refugios y fueron encendidas las luces del alumbrado, de los automóviles y trolebuses y de los escaparates de las tiendas.

  En Torrelavega se dejaron sentir a media mañana los mismos efectos que se habían registrado en Santander como consecuencia de la presencia de una extensa nube que dejó a oscuras la población.
  Al parecer, se trataba de una nube cargada de hielo, a tres mil metros de altura, que interceptaba el paso a la luz solar. El fenómeno duró desde las once menos siete minutos hasta las once y diez, y en seguida comenzó a nevar.

  Estaba en la bajamar la bahía, con un coeficiente de 97, lo que dejaba al descubierto grandes extensiones de arena, que de dorada se transformó en blanca, surgiendo como pequeños islotes nevados entre la inmensidad del agua, donde se cernían las gaviotas, que gustan de estas brusquedades del temporal.

  Entraron de arribada numerosos barquitos de cabotaje que habían salido por la noche de puertos de Vizcaya y de Asturias y que no podían seguir la navegación a causa del fuerte viento Noroeste.

  Por fortuna, la tarde ha transcurrido en calma y la nieve cesó de caer. Aunque no hemos podido hablar con Reinosa, por estar incomunicada con Santander, se nos asegura que la nieve alcanza allí cerca de noventa centímetros y que ha llegado el tren de Madrid que estaba en Alar. El que también estaba detenido en Bárcena ha salido para la capital de España. - Ezequiel Cuevas”


En aquella época, los estudiantes disfrutábamos de vacaciones escolares los jueves por la tarde. Como el tiempo se había serenado, mis amigos y yo, seguramente, nos fuimos al cine en sesión doble como era nuestra costumbre: a las cuatro y media, a una sala comercial, y a las siete y media, a los Kostkas o al Colegio. Hasta donde no llego es a recordar qué películas vi aquel día, aunque francamente, creo que a nadie le importe…

Curiosamente, el mismo fenómeno y casi a la misma hora se repitió el martes 24 de junio de 2003.




Fermín Madrazo Revilla
Septiembre de 2018

viernes, 31 de agosto de 2018

La Salle en Nueva York

31 AGOSTO 2018


En 1845 fundaron Hermanos provenientes de Canadá la primera escuela en Baltimore. En 1848 llegaron de Francia cuatro Hermanos que comenzaron su misión educativa en Nueva York. Pronto surgiría el primer noviciado...El Instituto iniciaba esperanzado un período de expansión, abriendo centros escolares en Nueva Orleáns, Washington, Filadelfia, Chicago,...Santa Fe. En fecha temprana se creaba el aún prestigioso "College Universitario de Manhattan".

La Guerra de Secesión supuso una grave dificultad para los establecimientos escolares lasalianos del Sur. Pero en seguida se erigió en Nueva Orleans un Noviciado y el posterior Distrito del mismo nombre. Otro problema entonces de cierto relieve y que hoy nos resulta sorprendente fue el derivado de la implantación del latín  en los "High Schools", no resuelto por entero hasta 1923.

La Salle contaba en 1875 con cincuenta centros escolares y cuatro Distritos El catolicismo se expandía con empuje en la sociedad americana. El Instituto lasaliano crecía con vigor. Florecían las escuelas diocesanas, con el eficaz apoyo del episcopado y sostenidas por donativos de los católicos. Se abrían numerosos "high schools", centros universitarios, orfelinatos, escuelas primarias y de formación profesional... Los noviciados se mantenían en su esplendor. En 1904 había ya 900 HH., que atendían a unos 30.000 alumnos.

En 1965, Francia, España y Estados Unidos eran  los países con mayor número de Hermanos...La obra educativa de La Salle en los Estados Unidos se ha diversificado aún más (educación no formal, niños de la calle, inmigrantes, etc.) y sigue gozando de bien merecido prestigio. 

No es de extrañar que al frente de la Congregación haya habido en los últimos tiempos tres Superiores Generales norteamericanos: Charles Henry (1966-1976), John Jonston (1986-2000) y Robert Schieler (desde 2014).

Catedral de Nueva York (fotografía tomada de internet)

El visitante de la ciudad de Nueva York intenta disfrutar lo más posible de los múltiples encantos que le ofrece una buena guía de la Gran Manzana. Pasea por Central Park, asciende a lo alto del  Empire State Building, visita el Guggenheim o el MOMA, pasea por la Quinta Avenida...y de bruces se encuentra ante la catedral de Saint - Patrick, que ha visto en tantos films y documentales. Y aunque sea solo por curiosidad, entra en el templo.

Si tiene algo que ver con  el mundo lasaliano se queda gratamente sorprendido al ver en una de sus capillas un retablo que le resulta familiar: un altar dedicado a San Juan Bautista de La Salle. Lo contempla despacio, musita una plegaria, toma la cámara y tira una, dos, tres fotografías. Y las envía a quienes las imágenes les diga algo. 

Así sucedió a quien escribe estas líneas. No sólo sabe sobre el Fundador de los Hermanos, sino también conoce la notable labor realizada por los seguidores de La Salle a través  de los múltiples y variados establecimientos escolares diseminados aquí y allí en la ciudad de los rascacielos. El primero fundado en fecha bien temprana: 1848...Luego siguieron muchos más hasta el día de hoy. Decenas de millares de neoyorkinos se han beneficiado de la educación impartida en su ciudad por los discípulos de La Salle. Y les están agradecidos. De ahí el retablo objeto de este comunicado."




Por su interés, reproducimos un artículo firmado por Manuel R. de Bustamante en 2016.




La Salle en San Patricio, la Catedral de Nueva York
Publicado en 08/06/2016

–  Manuel R. de Bustamante

La Catedral de San Patricio está ubicada en la Quinta Avenida de Nueva York, entre las calles 50 y 51, y es la segunda sede catedralicia de Diócesis neoyorquina, convertida en Archidiócesis el 19 de julio de 1850.  La primera Iglesia de San Patricio estaba situada en la calle Mott, en lo que entonces era la zona más exclusiva de la joven ciudad, hoy pleno barrio chino.  En aquella época el cubano Padre Félix Varela (1788-1853) era Vicario de la Diócesis de Nueva York y, con ese rango, asistió en representación del Obispo a un Concilio celebrado en Baltimore.  Detrás del altar mayor de la actual Catedral, dirigiéndose hacia la sacristía, existe una placa situada a la derecha, en la que se hace constar la condición de Vicario alcanzada por el Siervo de Dios Padre Varela, cuya Causa de Beatificación se encuentra actualmente en estudio en Roma.




Al entrar por la puerta principal de la Catedral (1), en la primera Capilla situada a la izquierda, nos encontramos con el Altar dedicado a San Juan Bautista De La Salle (1651-1719), elaborado en mármol blanco (véase imagen supra).  Esta Capilla fue consagrada el 10 de diciembre de 1900 (2) por el Arzobispo Corrigan.  Hay que señalar que es la segunda Capilla en todo el mundo (3) que ha sido dedicada a nuestro “Padre y Maestro”.
En el centro del altar se encuentra la venerada imagen del Santo Fundador y, a cada lado, paneles que recuerdan escenas de su vida.  El de la izquierda muestra al Santo dando lecciones a un grupo de niños; y el de la derecha escenifica su conocido amor y dedicación a los más necesitados.  En el frontal del altar un hermoso bajorrelieve representa el fallecimiento del Santo.


El entusiasmo de los Hermanos De La Salle de Nueva York les llevó a colocar en las ménsulas situadas a ambos lados del altar, pequeñas estatuillas de miembros del Instituto vistiendo sus hábitos de color negro, lo que ofrece un curioso contraste con la marmórea blancura del altar.  La presencia lasallista se repite en los hermosos vitrales.  Sobre el citado altar se encuentra el vitral que regalaron los Hermanos con motivo de la Beatificación del Fundador, promulgada el 14 de febrero de 1888 por el Papa León XIII.
San Miguel Febres Cordero
Existe otro precioso vitral que representa la aprobación de las Reglas del Instituto, el 26 de enero de 1725, por el Papa Benedicto XII.  En este último se puede apreciar al Papa sentado en su trono recibiendo el documento que le entrega el Superior General Hermano Timothée.  Los vistosos uniformes de la Guardia Suiza junto a los ornamentos de los acompañantes del Santo Padre contrastan con el oscuro hábito de los Hermanos presentes en el solemne acto.
Antes de salir de la Catedral por la puerta que desemboca en la calle 50, podemos contemplar un vitral de grandes dimensiones en el que figura otro detalle lasallista. Está representado el Arquitecto Renwick presentando los planos del edificio al Arzobispo Hugues, que se encuentra sentado ante una mesa.  Rodeándola, se puede ver al Cardenal McCloskey, su Secretario el Rvdo. John M. Farley -quien, posteriormente fue el segundo Cardenal de Nueva York-, M. Lorin, autor del vitral, un franciscano, un Hermano De La Salle, varios religiosos, y un office boy (futuro arquitecto) desplegando un rollo de dibujos con los planos.  A un lado de la mesa podemos ver un portafolio con la inscripción “James Renwick Esq., New York”, junto a los dígitos 1879, correspondientes al año de ejecución del vitral.


(1)  Para más información véase  http://www.saintpatrickscathedral.org

(2)  San Juan Bautista De La Salle fue canonizado el 24 de mayo de 1900 por el Papa León XIII.  El santoral indica que su fiesta se celebra el 7 de abril, el mismo día y mes de su fallecimiento en 1719.
(3) La primera Capilla dedicada a San Juan Bautista De La Salle se encuentra ubicada en el Istituto San Giuseppe-Istituto De Merone (Roma) y fue inaugurada en 1888, año de su Beatificación.  Con motivo del tercer centenario de su nacimiento se le dedicó en 1951 una Iglesia cercana a la Casa Generalicia, y en la Diócesis de Roma tiene otra Iglesia en la zona de Torrino consagrada en el año 2009.  También existen Iglesias dedicadas a San Juan Bautista De La Salle en Canadá (Montreal), Colombia (Bogotá, Cartagena, Medellín y Soledad), España (Jerez y Sevilla), Francia (París), México (León [Guanajuato], Monclova y Monterrey), Panamá (Panamá), Perú (Lima), Puerto Rico (Bayamón), República Dominicana (Santo Domingo) y Lara (Venezuela), entre otros lugares de culto.

lunes, 13 de agosto de 2018

San Benildo Romançon

13 AGOSTO 2018

San Benildo Romançon. (1805 - 1862)




Hoy celebra la Iglesia la festividad de san Belido Romançon, Hermano de las Escuelas Cristianas - La Salle.

Se llamaba Pedro Romançon. Nació en Thuret, en el Puy-de-Dôme (Auvernia), en el seno de una familia de campesinos honrados y religiosos. Era muy bajo de estatura, y cuando pidió ingresar en los hermanos de las Escuelas Cristianas, lo rechazaron por ser bajito. Pero al año siguiente pidió de nuevo ingresar y fue aceptado, con la ayuda del hermano director de Riom en 1820. Su padre intentó que volviera a su casa, pero él se mantuvo firme en su vocación religiosa. Adopto el nombre masculinizado de Benilde; y durante 20 años fue maestro ejemplar, haciendo con igual dedicación, maestro, cocinero o hortelano. Trabajó en diversas escuelitas modestas de la región de Clermont-Ferrand: Moulin, Limoges, Clermont-Ferrand… Siempre cumplía con su deber cotidiano sin llamar la atención. En 1839 se le designó como director de la pequeña escuela de Billom, donde trabajó dos años.

Su historia más viva fue cuando le nombraron director en Saugues (diócesis de Puy) en 1841, en una escuela en la que tres hermanos enseñaban a 300 niños, y algunos eran ya adultos que querían aprender a leer y escribir. Aquí estuvo 41 años. Su especialidad como pedagogo fueron los niños retrasados, y tenía un método: la paciencia. Sus resultados pedagógicos eran tan clamorosos que alguno veía en ellos el milagro. Aunque algunas veces se sentía totalmente frustrado con sus estudiantes, y decía: “Imagino que los ángeles mismos, si descendieran para ser maestros de escuela, encontrarían difícil controlar su ira”. Cuando no enseñaba, oraba, y cuando no oraba, enseñaba. Enseñar y orar eran para él,  la misma cosa. Se dejaba conducir, junto con sus niños por un ángel guardián, y las cosas no le salían mal: "Yo no sabía nada, y vos me habéis enseñado".

Pío XI le nombró “santo de los Quehaceres Cotidianos” y su proceso de canonización, marcó un antes y un después sobre la santidad. Ya no serán necesarias las virtudes extraordinarias, con fenemenología mística o carismas extraordinarios, sino simplemente hacer bien las cosas cotidianas, dejándose llevar por la voluntad divina. Pío XI dijo de él: “He aquí la gran lección que este humilde siervo de Dios viene a darnos, a saber, que la santidad no consiste en las cosas extraordinarias, sino en las cosas comunes realizadas de modo no común”. En 1896, se inició el proceso en Le Puy, en 1948, se llevó a cabo en Roma la beatificación de Benilde Romançon, y en 1967 tuvo lugar su canonización por SS Pablo VI.

(tomado de HAGIOPEDIA)

jueves, 2 de agosto de 2018

Recuerdo al H. Jesús (Enrique) Arroyo.

2 AGOSTO 2018




"Muchos de los lectores de este blog conocen por uno u otro motivo la Residencia de los Hermanos de Bujedo (Burgos), a unos kms. de Miranda de Ebro. En todo caso, está a disposición de los interesados la web propia del Monasterio Lasaliano (ver "www.bujedo.com")




Una de las visitas que los Antiguos Alumnos de los Hermanos que allí se acercan hacen, es, sin duda, el recoleto cementerio de la Comunidad. Allí descansan centenares de Hermanos, muchos de ellos conocidos de los visitantes por haber sido sus profesores años o décadas atrás. Sencillas lápidas recuerdan sus nombres.



En los emotivos funerales que a la muerte de cada Hermano tienen lugar en la iglesia conventual, con  asistencia de familiares, Hermanos y profesores, amigos y ex-alumnos, un momento significativo es la homilía que el H.Visitador pronuncia al efecto, recordando a grandes trazos la vida del finado y glosando desde la fe y la esperanza cristianas, las lecturas de la Palabra de Dios que se acaban de proclamar.




Este es el contexto y razón de subir hoy al BLOG una parte significativa del texto pronunciado por el H. José Antolínez, Provincial, profesor y director del Colegio La Salle de Santander años atrás, en la ceremonia del pasado día 30 de julio". Cuantos conocieron al H. Jesús (Enrique) Arroyo, agradecerán este recuerdo y homenaje.





Homilía en el funeral del Hno. Jesús Arroyo

BUJEDO - Hno. José Antolínez Cuesta, 30 de julio de  2018
           
La semblanza que hoy queremos evocar al despedir al H. Jesús Arroyo se  armoniza y tiene pleno sentido tras las palabras que hemos proclamado en el evangelio de Juan de la liturgia de hoy: El Señor Jesús es Camino, el Señor Jesús es Verdad, el Señor Jesús es la Vida. El mismo se lo ha dicho a Felipe el escéptico y desconfiado y a todos sus  apóstoles y discípulos. ”Si creéis en mi os aseguro que llegaréis conmigo al Padre”
                       
CAMINO                    
Los que hemos convivido con Jesús reconocemos en él un hombre inquieto, caminante. Él sabía muy bien que lo importante del CAMINO no es principio o el final sino la experiencia humana de admiración, esfuerzo y contemplación.

VERDAD
La segunda palabra que nos evoca el evangelio es la VERDAD. A ejemplo del Maestro en nuestro hermano Jesús se concitan el ser un hombre sincero, recio, honrado, amigo de la verdad y defensor de la sencillez de vida. Todo esto, con seguridad, fruto de la educación que recibió de sus padres en el hogar que junto con sus hermanos conformaron en el pueblo burgalés de Melgar de Fernamental, donde Jesús se inició en la fe y en el deber bien cumplido.
Con tan solo 12 años deja su casa y familia para ingresar en el Noviciado menor de Bujedo el año 1943, donde prosigue su formación como postulante, novicio y Escolástico hasta 1949. Su primer destino, como Profesor, será el Colegio Nª Sª de Lourdes de Valladolid, donde cientos de antiguos alumnos le recuerdan como Profesor y prefecto entre los años 1951 a 1965, pues en su tarea supo ganarse el afecto y el cariño de aquellos alumnos internos que atendía. Por breve periodo de tiempo, le encontramos en Santiago de Compostela para cursar su Licenciatura en Historia y Letras.

Excelente compañero de clase, educador ecuánime, afable y respetuoso con los alumnos, dejó un estela de buen hermano- educador en Burgos, Palencia y Santander. En esta su querida tierra de Cantabria entre 1966-1972 ejerce la tarea de Director de Colegio y comunidad.

Una breve estancia en Roma de Formación  institucional en el curso 1973 y de nuevo le acogen  los aires escolares en Lourdes y posteriormente en Palencia y Burgos.

Desde 1997, finalizado su recorrido en la misión educativa, le encontramos en Bujedo, donde ha sido proverbial su servicialidad, allí donde era requerido: atendiendo a los huéspedes, preparando el comedor, recogiendo la fruta, cuidando los jardines…
Quienes fueron compañeros de comunidad hablan de él con palabras como estas: persona seria, íntegra, responsable y cumplidor, buen compañero, amante de su vocación y entusiasmado por su Instituto.
Con un tacto singular supo acoger a los jóvenes Hermanos en su comunidad. Soy testigo de su acompañamiento fraterno como H. Director en mi primera  comunidad de Santander (entonces no se llamaba acompañamiento) pero él supo programar sus tiempos y dedicarse con cariño entrañable… para llevarnos a la playa de la Maruca, o recoger setas en los pinares y prados de Liencres, o disfrutar de un paseo de rastreo en El Valle del Pas, y a la vez crear fraternidad con las comunidades y Hermanos cercanos de los Corrales y Nueva Montaña.

VIDA
Hoy en este contexto de adiós y despedida la palabra muerte no ha sido la palabra que ha comandado nuestra celebración, a decir verdad es la primera vez que la pronunciamos. Porque lo que hoy vivimos es la VIDA con mayúsculas que es Jesús el Mesías, presentado en su evangelio y es la vida derramada en el surco de la escuela que nos deja como legado y ejemplo nuestro H. Jesús. ¡Podemos afirmar con rotundidad que toda vida humana es una maravillosa aventura!
                       
En este tramo del camino queremos celebrar el valor de toda una vida, sin fijarnos solamente en su final. Lamentablemente nuestra cultura occidental contemporánea tiene el mal de no reconocer el valor de toda una vida. Parece que la vida no merece ser vivida si no se es rico, joven, con buena salud y lleno de éxito, y que desde el momento que la vida está marcada por la desventaja, el envejecimiento, el sufrimiento o la decadencia, ya no tendría  valor el vivir.

Nos recuerda el escritor espiritual Jacques Philippe que “el instante más pequeño de amor, purificado por un dolor asumido, es ya una eternidad.” Esto es lección sencilla y admirable que Jesús nos ha enseñado con su vida.

Gracias H. Jesús por tu continua fidelidad, por tu ejemplo de coherencia de vida. Gracias por haber dejado que el evangelio y el carisma lasaliano modelaran tu carácter. Gracias por avivar con tu ministerio educativo el deseo de bondad, de belleza y de paz en el corazón de tantos niños y jóvenes. Ayudamos, ahora que has cruzado la meta y vives con JESÚS que es camino verdad y vida, a quienes seguimos en esta carrera de la vida para que sepamos enseñar el verdadero camino, aceptemos y vivamos siempre en la verdad y luchemos descaradamente por la vida.

Os invito a finalizar este recuerdo fraternal de Jesús y esta entrega que hacemos de su ánima en manos del Padre cantando juntos la antífona: Tú Señor eres el camino, tú Señor eres la verdad, tú Señor eres la vida.

¡Que en el cielo y en la felicidad de la Casa del Padre
nos encontremos con el!.