jueves, 17 de junio de 2021

EN EL CENTENARIO DEL DESASTRE DE ANNUAL (1921-2021)

 17 JUNIO 2021

EN EL CENTENARIO DEL DESASTRE DE ANNUAL (1921 - 2021)

 En torno a una fotografía memorable

Los Hermanos de las Escuelas Cristianas (La Salle) en Melilla

 

Recientemente, el Magazine XL EL SEMANAL publicó un interesante artículo titulado "100 años del desastre de Annual. Una tragedia nunca vista". Se adelantaba, pues, a recordar la conmemoración del centenario de aquella tragedia que tanto afectó a la sociedad española en aquel verano de 1921...El texto se acompañaba de "imágenes inéditas a todo color" (nota 1).

Pues bien, entre las fotografías que ilustraban al texto destacaba una ya conocida de antiguo: soldados y religiosos recogiendo cadáveres en aquel luctuoso y tórrido verano.


Apareció esta imagen por vez primera en la prensa nacional del día 24 de octubre de 1921. Inmortalizaba el momento de recogida de cadáveres de soldados en Monte Arruit. El buen Hermano de la fotografía, con su sotana, "babero" y sombrero "de teja" era el H. Pascual Andrés (José Gómez), gallego de nacimiento, que ingresó en la Casa de Formación de Bujedo (Burgos) en 1913, y falleció en el mismo monasterio lasaliano en 1990 (nota 2 ).

 En el presente artículo no se intenta hacer de tal acontecimiento una celebración, pues fue una tragedia inconmensurable, pero sí hacer "memoria histórica", o sea, recuerdo, reconocimiento y homenaje a cuantos generosa y heroicamente dieron sus vidas en aquel trance y a cuantos, más tarde, se ocuparon en esos días de atender a los heridos y enterrar a los muertos. Todo ello, enmarcado, claro está, en la ya centenaria presencia de los Hermanos de las Escuelas Cristianas (La Salle) en la histórica ciudad de Melilla.

 

1.-  LOS HERMANOS DE LA SALLE EN MELILLA: Los orígenes de su presencia en la ciudad

El día 16 de julio de 1912, firmaba el H. Rogelio, hasta entonces director de la Escuela lasaliana de San Fernando (Cádiz) el contrato de alquiler de una vivienda en la calle O´Donnell, no muy lejos del actual emplazamiento del posterior Colegio La Salle.

 

Responsables de La Salle, el presidente Imbroda y la consejera Mohatar (Foto Guerrero)

El edificio habría de albergar una modesta escuela y la residencia de la Comunidad...Hacia 1910, Melilla tenía una población de unos 25.000 habitantes, con notables deficiencias educativas tanto en enseñanza primaria como secundaria...Sin embargo, aunque nos parezca hoy extraño, la finalidad de esa presencia de La Salle no era tanto para cubrir unas necesidades escolares bien palmarias por entonces en la plaza norteafricana, cuanto, sobre todo, prestar atención y apoyo fraterno a los Hermanos afectados por la nueva legislación del servicio militar, tras la Ley de Bases del Ejército promulgada por D. José Canalejas, luego de su aprobación por las Cortes (29 de junio de 1911) y meses después por la Ley de Reclutamiento.

D. José Canalejas despachando con  el Rey (Imagen tomada del blog Historia de España)

 A primera vista tales leyes les parecieron a los Hermanos un duro golpe, pues se les privaba de los beneficios que se les habían concedido en tiempos del H. Justino, primer Visitador Provincial de España...El H. Saturnino Gallego hace ya años esclareció el tema, en absoluto exento de complejidad. Veámoslo brevemente.

Para afrontar el problema del servicio militar en esos años cabían cuatro fórmulas:

1. La declaración de nulidad, que afectaría a unos pocos tan solo (por ejemplo, aquejados de mala vista)

2. La fortuna del sorteo ("excedente de cupo"). El agraciado quedaba sujeto solamente a los tres meses de instrucción cuando era llamado a filas.

3. Los del "cupo de filas" podían convertirse en "soldados de cuota", mediante el abono de cierta cantidad. Esta modalidad ofrecía dos categorías (1ª y 2ª clase). En todo caso, podían elegir "cuerpo y plaza". El tiempo de cuartel abarcaba toda la mañana, hasta el mediodía. Antes precedían los meses obligatorios de instrucción. Téngase presente que el servicio militar era entonces de tres años... y no era lo mismo un destino en Burgos o Barcelona que en Melilla o Ceuta. La "Guerra de África", por tanto, afectaba en estos años a los posibles "soldados de cuota"

4. La última fórmula era la común, prestar el servicio allá donde uno fuera destinado. En virtud del art. 237 de la Ley de Reclutamiento, sin embargo, se les asignaban a los religiosos funciones de sanidad o de instrucción, en modo alguno "funciones marciales"...Los resultados no fueron tan negativos como se temió en un principio (nota 3)

Precisando un poco más: La legislación al efecto del señor Canalejas no suponía cambio alguno para los sacerdotes, que continuaban exentos del servicio militar, no así respecto al personal religioso, aunque tenía con ellos un trato de favor. Decía el art. 237:

 

"quienes poseyeran cualquier título de determinada profesión y de aplicación para funciones especiales del Ejército, los "ordenados in sacris" y los profesos con exención reconocida...serían  destinados a dichas funciones especiales por el tiempo que les corresponda servir en filas..

 

Y añadía el art. 278 que

 

 "los individuos de Congregaciones de Misioneros reconocidas...prestarán como servicio militar cuando les corresponda, el propio de su ministerio precisamente en la misiones españolas de África, Tierra Santa, América, etc.".

Las ventajas del  art. 238 se aplicaban a los Hermanos y se cumplieron. Sobre la interpretación  del art.. 238 la cosa no era tan clara.

 Consultado por el Ministerio de la Guerra el Consejo de Estado, el dictamen fue favorable y, en principio, se incluyeron  en lo expuesto en el art. 238 a las Congregaciones siguientes: Salesianos, Maristas, Marianistas Escolapios y Hermanos de Las Escuelas Cristianas  Una campaña en contra de lo así aprobado hizo al Gobierno volver sobre lo acordado, no admitiendo,  definitivamente, el dictamen aludido...¿Qué hacer?

Hermanos Fundadores de La Salle Melilla 1912 . Archivo lasaliano (SGA).

El H. Seridon Isidoro, Superior de los Hermanos en España, partiendo de que la ley permitía elegir cuerpo y destino, pensó en una solución que podría proteger a no pocos Hermanos: abrir una casa en Melilla, en 1912. Allí, los "Hermanos soldados" tendrían una obra propia donde ponerse al abrigo y no tendrían obligación de presentarse en el cuartel ni desempeñar funciones sanitarias: un mayor servicio lo iban a prestar en el Colegio...No hubo otra intención al fundar el Colegio de Nuestra Señora del Carmen. Años después, el H. Visitador Gerfrido Adriano logró nuevos beneficios para los Hermanos destinados a Melilla, al ser considerados, al fin, como "misioneros" en tierras africanas.

Colegio de la Calle O' Donnell

 El 1 de septiembre (el 16, según otras fuentes) comenzaron los Hermanos las actividades escolares en su pequeño Colegio de la Calle O' Donnell. Al mes de inaugurado, contaba ya con unos 200 alumnos, que fueron aumentando al paso de los días. Cursaban Enseñanza Primaria o bien Comercial. Más tarde, cuando cerró el Centro de Bachillerato regentado por militares, los Hermanos asumieron también esa enseñanza (validada cada año por catedráticos llegados "ex profeso" desde Almería). La Comunidad la formaban en un principio seis Hermanos (nota 4)

Cuando  poco después el H. Provincial pudo constatar personalmente las limitaciones y deficiencias existentes en el establecimiento escolar, y ante la afluencia de alumnos, ordenó que de modo inmediato se procediera a solicitar un terreno para la construcción de un nuevo Colegio, tarea nada fácil, por entonces.

 Al H. Rogelio le sucedió en la dirección el H. Filoteo, (septiembre de 1915). Bien pronto dio los pasos para la adquisición del suelo necesario para levantar el nuevo edificio escolar. En enero de 1916 se realizaban ya los trabajos de desmonte y explanación del  solar. Por circunstancias diversas, las obras se llevaron a cabo por etapas, comenzando en octubre de 1916. 

Colegio La Salle-el-Carmen. Primeros años del centro. (La Fundación Melilla. Ciudad Monumental )

Venciendo mil dificultades, el proyecto no quedaría concluido hasta 1925. Los Hermanos establecieron en agosto de 1918 su residencia en las instalaciones del nuevo Colegio. Para entonces, el H. Alonso Rodríguez ejercía ya como  nuevo superior y director (verano de 1920),  cuando la Comunidad de Hermanos contaba ya  con 21 miembros (10 de ellos Hermanos "soldados".) ...Los años se fueron deslizando suavemente en la vida colegial, sin apenas acontecimientos de relieve que consignar.(nota 4)

 ... Nos encontramos ya en vísperas de la tragedia. Porque en 1920 se presagiaba ya la catástrofe que se echaría en breve encima del Protectorado. Es más, el ambiente que se respiraba era de derrotismo y muchos lo vivían con angustia lo que se conoció como el "problema de África".

Fachada principal del Colegio La Salle (Melilla)


2.- Y SOBREVINO EL DESASTRE DE ANNUAL (21 de julio a 9 de agosto de 1921)

No parece pertinente aquí detenerse en demasía para relatar los entresijos históricos del llamado "problema de África" ni siquiera lo más abultado de lo acaecido en aquel verano de 1921. Ello supondría presentar el complicado análisis de los antecedentes históricos que llevaron a firmar con Francia la constitución del Protectorado franco.-español en la región (Conferencia Internacional de Algeciras 1906 y Tratado de Fez, 1912), los intereses geo-estratégicos y económicos  de España en la zona, el posterior y progresivo intento de ocupación y pacificación del Protectorado, la insurgencia de las kabilas rebeldes, dirigidas por Abd-el-Krim,

Abd_el-Krim (Imagen tomada del blog Historia de España)

los luctuosos acontecimientos de Annual y su proyección en la política nacional y, en fin, el entendimiento franco-español ante la insurgencia, el desembarco de Alhucemas (1925), la derrota y confinamiento del caudillo rifeño, y la efectiva y  pacífica posesión de todo el Protectorado (nota 5).

 En verdad, resulta imposible cuantificar las víctimas de aquellos horribles días del "desastre", que van del 21 de julio al 9 de agosto de 1921. Se viene estimando que en poco más de 15 días murieron unos 10.000 soldados, que otras fuentes elevan en varios miles. .Recordemos que desde 1919 .se había ido acelerando la ocupación, avanzando desde ambas zonas del Protectorado: la oriental, impulsada por el Comandante General de Melilla, Manuel Fernández Silvestre,  y la occidental, desde la Comandancia de Ceuta, residencia del Alto Comisario Español, General Dámaso Berenguer, El proyecto señalaba la convergencia de las dos fuerzas precisamente en Alhucemas. El año 1921 se había ocupado ya efectivamente una parte importante del territorio adjudicado a España por los tratados.

 En enero de dicho año, Fernández Silvestre había establecido su base de operaciones en Annual, con el objetivo de tomar la bahía de Alhucemas. A finales de mayo de 1921 el general había avanzado el frente en exceso, poniendo en peligro la expedición. Asentado a unos kms de Annual, tomó, aunque lo fue por breve tiempo, el monte Abarrán, reconquistado a continuación por los rifeños  Se pretendió entonces hacerse fuerte en Igueriben, considerado más tarde un grave error del mando español, pues los defensores no solo quedaban aislados, sino también con graves dificultades de recibir ayuda.. Hacia el 15 de julio, se vieron cercados, de modo que la situación resultaba ya insostenible y el cerco cada vez más intenso.

 Llegó el 21 de julio de 1921. Con altísimas temperaturas y gran necesidad de agua, el General Fernández Silvestre pretendió acabar con el fuerte asedio de Igueriben por el enemigo, intento que fracasó, decidiéndose a continuación que se procediera a la retirada. Cuando los soldados españoles desalojaban el fuerte, los indígenas salieron a su encuentro, perpetrando una auténtica masacre...En la madrugada del día siguiente, 22 de julio, Fernández Silvestre, en reunión con sus oficiales, manifestó sus dudas: proceder a la evacuación inmediata o esperar la llegada de refuerzos. Pero informado de la afluencia en la zona de unos 6000 rifeños, ordenó evacuar el lugar, con  la intención de hacerse fuertes en fortificaciones más favorables, como Ben Tieb o Dar-Drius.

Croquis en el que se representan las principales acciones bélicas alrededor de Annual en 1921
que provocaron la retirada conocida como Desastre de Annual en la guerra del Rif.

La retirada comenzó a las 11 de la mañana. Las alturas del norte de la zona que dominaban los caminos de huida ya habían caído en manos  enemigas. La mayoría de los policías indígenas que las defendían se pasaron a los enemigos, cambiando de bando. De modo que cuando las tropas españolas iban abandonando el campamento comenzaron a recibir disparos. Y sobrevino el caos....En medio de la confusión, los oficiales perdieron el control de la situación. Sin nadie que cubriera la retirada, los hombres trataron de ponerse a salvo de las balas enemigas, huyendo a la carrera...Acabó en desbandada general bajo el fuego de los seguidores de Abd-el-Krim. Hubo oficiales mandos y tropas que mantuvieron la disciplina y lograron salvarse, con bajas escasas. Pero la gran mayoría, incluso entre los oficiales, se retiraron raudos y desordenadamente. Los Regulares del comandante Llamas resistieron en las alturas del sur facilitando la huida...El general Silvestre murió al comienzo del desastre, en circunstancias nunca esclarecidas (abatido por el enemigo o suicidándose). El Regimiento de Cazadores de Alcántara,14 de Caballería, mandado por el teniente coronel Fernando Primo de Rivera, protegió heroicamente mientras pudo la retirada de los huidos, enfrentándose a las oleadas de indígenas. Fue un sacrificio enorme.

Monumento a los Cazadores de Alcántara, (obra de Mariano Benlliure) en Valladolid. 
(Wikipedia. Art. Monumento a los Cazadores de Alcántara.)

La mayor resistencia la ofrecieron las tropas en Monte Arruit, donde tras seis días de marcha agotadora alcanzaron el campamento unos 3.000 soldados al mando del general Navarro. Se enfrentaron a duras embestidas del enemigo....El agotamiento físico, la desmoralización de la tropa, la carencia de agua....hizo que, bajo tales condiciones, el general Berenguer autorizara la rendición formal el 9 de agosto, a pesar de que en ese mismo día llegaba desde la Península un refuerzo de 25.000 hombres. Se pactó con los rifeños la entrega de las armas a cambio de respetar la vida de los soldados. Aceptadas las condiciones, salieron  los españoles de la posición...Pero cuando se dio la orden de partir, los rifeños atacaron a los indefensos soldados, degollando a casi todos (lo mismo sucedió en algunas otras fortificaciones). Quedaron prisioneros algunos oficiales, liberados una vez pagados abultados rescates. Sólo hubo 6o supervivientes...Meses después, los cadáveres fueron recogidos y enterrados en los cementerios de Monte Arruit, Zeluán y Melilla por el ejército español, con la colaboración de los Hermanos de la Salle.

Cien años de Annual. Guerra de Marruecos.

Pronto corrió la noticia del desastre. El impacto sobre la opinión pública española fue enorme. Resultó ser una derrota estrepitosa y sumamente cruel...Incluso se llegó a poner sobre la mesa una presunta responsabilidad del propio Rey Alfonso XIII. La "Guerra de África" había resultado ser un sumidero de vidas humanas y recursos. Provocó también una grave crisis política. Dimitió el Gobierno de Allendesalazar y, en agosto de 1921, el Rey encargó a Antonio Maura la formación de un  Gobierno de concentración nacional. El  ministro de la Guerra ordenó al General Picasso la elaboración de un Informe acerca de lo sucedido en Marruecos: es el "Expediente Picasso", en que se recogían múltiples errores militares, calificando de negligente la actuación de los generales Berenguer y Navarro, y de temeraria la del general Fernández Silvestre...Se formaron otros tres sucesivos Gobiernos. Mas antes de que el Informe Picasso fuera presentado en las Cortes, el Capitán General de Barcelona, Miguel Primo de Rivera dio un golpe de Estado (13 de septiembre de 1923), decidido a poner fin a la deriva política.

Primer despacho de Miguel Primo de Rivera con Alfonso XIII tras el golpe de 1923. (colección José Luis F. Torres). El Mundo

El caudillo Abd-el-Krim había extendido su dominio por el protectorado español, fundando la República del Rif, alcanzando su máximo poder en 1924. Sus éxitos y sus ataques al protectorado francés determinaron un giro en la política de Primo de Rivera, hasta entonces pasiva y de contención frente al problema del Rif.. España y Francia se coaligaron en un frente común y prepararon la ofensiva. El desembarco de Alhucemas (1925) fue un rotundo triunfo de las fuerzas aliadas. En 1927 quedó restablecida la autoridad de España en el Protectorado y pacificado todo el territorio. Abd-el-Krim, al verse perdido, prefirió entregarse a los franceses.

Los restos mortales de las víctimas del Desastre se encuentran hoy en el Panteón de los Héroes en el Cementerio Municipal de la Purísima Concepción de Melilla.

Y de los Hermanos, ¿qué había sido en el entretanto, desde los inicios de la crisis? ... El curso escolar había ya concluido. Era el mes de julio. La Comunidad se había trasladado a San Fernando (Cádiz) en los primeros días de julio para la práctica anual de los Ejercicios Espirituales. Cuando a los tres días de comenzado el Retiro tuvieron conocimiento de los sucesos de Annual, el H. Asistente comisionó al H. Ignacio Javier, subdirector del Colegio, para que volviera a Melilla y ofreciera a las autoridades el Colegio de Nuestra Señora del Carmen para cubrir las necesidades hospitalarias del momento

  Anotó el cronista de la Comunidad: "A los pocos momentos de su llegada, llaman a la puerta. Era la Excma. Sra. Duquesa de la Victoria, que, por encargo de su Majestad la Reina, iba a establecer los servicios de la Cruz Roja en Melilla...Desde aquel instante, la Casa quedó a disposición de la benéfica institución..." Y así fue hasta el primer día de mayo de 1922

Colegio La Salle-El-Carmen. Patio. Fotografía Carmen Carmargo

El Colegio se convirtió en un Hospital de 300 camas. El H. Claudio Gabriel (Orizana) dejó constancia escrita de las visitas a sus instalaciones de personajes ilustres: los Infantes Alfonso y María Luisa, y diversas damas de Palacio y de la aristocracia nacional. Asimismo certificó la presencia en el Hospital como heridos, de jefes militares de renombre, como los entonces tenientes coroneles Emilio Mola, Millán Astray y el entonces teniente Ben Mizzian, años después teniente general del Ejército español (y más tarde Mariscal de las Fuerzas Armadas de Marruecos).

 Cuando razonablemente se pudo acometer la piadosa y urgente recogida de los cadáveres, muchos días después del "desastre", el personal sanitario y los voluntarios se encontraron multitud de cadáveres mutilados y sometidos a todo tipo de vejaciones...

El diputado socialista Indalecio Prieto y el escritor Arturo Barea ("La forja de un rebelde", que había sido llamado a filas en 1920 y vivió esos aciagos días en Marruecos), narraron con macabras descripciones los sucesos de aquellas trágicas jornadas. Excusamos aquí la reproducción de dichos textos  (nota 6)

 Pues bien, la Comunidad de los Hermanos, entonces de una veintena, no lo dudó ni un momento. Como un solo hombre se sintieron urgidos interiormente para ofrecer sus servicios en circunstancias tan duras y urgentes, ya atendiendo generosamente a los heridos, ya recogiendo cadáveres en el campo de batalla y dándoles cristiana sepultura 

Aspecto interior de la alcazaba tras la reconquista de Zeluán después de la derrota- Archivo ABC (finanzas.com)

(los escenarios de Zeluán y Monte Arruit ofrecían un  espectáculo desolador en aquel caluroso verano, con temperaturas en torno a los 40 grados).

Monte Arruit (fotografía tomada del blog de Javier Sánchez Regaña)

"En medio del fragor de las armas y dominados por la acuciante emoción de lo que se iba sabiendo sobre los acontecimientos en el campo de batalla, el curso escolar 1921-22 se deslizó como se pudo, hasta que el día primero de mayo la Cruz Roja abandonó el Colegio para trasladarse al magnífico edificio de su propiedad. Los Hermanos recuperaron sus locales el 14 del mismo mes. Hasta ese día habían encontrado alojamiento y locales para las clases en la calle Actor Tallaví. El cronista consignó puntualmente: "En el "desastre", 182 alumnos del Colegio han perdido a sus padres".

Duquesa de la Victoria – Dama de la Cruz Roja española. Carmen Angoloti Mesa.
(Blog de Jose Luis Montesino)

 Pasado el paréntesis de los años 21 y 22, el Colegio del Carmen se repuso pronto. Los alumnos afluían cada día en mayor número hasta tener necesidad de nuevas aulas, Eso remediaba poco, pues lo urgente era la terminación de la obra total, lo que se llevó a cabo en los años 24 y 25. La capilla quedó terminada en octubre de 1924, y días después se inauguró solemnemente. 

Comandante de la Plaza, General José Sanjurjo (imagen tomada de El Mundo)

Entre los invitados asistieron el Comandante de la Plaza, General José Sanjurjo y otros altos mandos militares, así como personalidades civiles de la ciudad.

El curso 1926 se abrió con 690 escolares, quedando desatendidas muchas solicitudes...Se abrió entonces una, digamos, "sucursal escolar" en el barrio del Real, populoso y algo apartado. En los breves años de funcionamiento  llegó a escolarizar 250 alumnos y se cerró con harto sentimiento en 1933....Suceso digno de consideración en estos años fue una modificación de la Ley del Servicio Militar, que supuso evidentes ventajas para los Hermanos: pasaban de ser considerados "Hermanos soldados" a "Hermanos misioneros", como ya se indicara más arriba. En septiembre de 1927 la Comunidad regentó una nueva escuela, denominada del "Ave María", de cuatro grados y con numeroso alumnado. Fue cerrada en 1932 por el Ayuntamiento republicano socialista "de modo algo brusco".

El cronista anotó el 31 de marzo de 1929 una fausta nueva: "Fue un  día de gloria para el Colegio y de regocijo para la ciudad, porque su Majestad el Rey obsequió con una bandera a este Centro”. El regalo llegó con  una carta del mayordomo mayor de Palacio, muy laudatoria para la Comunidad· Y extractaba en la crónica algunos párrafos: "Quiso su Majestad dar una prueba de consideración  especial, recordando los servicios prestados a la Patria por los Hermanos de las Escuelas Cristianas en ese territorio de Marruecos durante los tristes días del desastre de Annual..." Y luego proseguía. "El regio donante espera que servirá para estimular los sentimientos nobles, en la seguridad de que los discípulos de los hijos de La Salle han de ser modelos de ciudadanos honrados".

Infanta doña Beatriz de Borbón y Battenberg, hija de Alfonso XIII. 
Retrato pintado en 1927 por Philip de László. (imagen tomada de Wikipedia)

Las autoridades civiles y militares de la ciudad quisieron que el acto de entrega del preciado envío tuviera carácter oficial, y convinieron que se celebrara en el Parque Hernández el 9 de mayo, con una Misa de Campaña...Entre las intervenciones del susodicho acto es de destacar las palabras de la señorita Lobera, madrina de la bandera, en representación de la Infanta Beatriz: "Beneméritos Hermanos: el luctuoso verano de 1921 os hicisteis acreedores a la gratitud de toda la nación; en Zeluán y Monte Arruit disteis sepultura a los mutilados cadáveres de las víctimas, héroes de la desventura. Vuestra Residencia quedó transformada en Hospital de Sangre, y los gloriosos heridos encontraron allí solicitudes infinitas... Meses y meses estuvisteis dedicados a la piadosa obra con modestia ejemplar. Terminada, ni la concedisteis valor ni solicitasteis premio...Mas no podía quedar sin recompensa. Su Majestad el Rey, conocedor de tantos méritos y deseoso siempre de hacer justicia, regala esta bandera a vuestra Institución....En nombre de su Alteza Real la Infanta Beatriz os la entrego. Guardadla como sagrado depósito y como reliquia veneranda..."

(nota 7)

Por la tarde, como complemento de la fiesta  se celebró en la Plaza de Toros un  Festival Gimnástico, que llenó de admiración a la numerosa concurrencia...Puede decirse que a la fiesta del Colegio se unió la población entera".

 

3.- CON LA MIRADA PUESTA EN  EL FUTURO

El 15 de abril de 1950 el Ayuntamiento de Melilla aprobó la concesión de la Medalla de Oro de la ciudad al Colegio, y la de Plata al H. Modesto José, Director del mismo

Colegio La Salle-El Carmen. Nombre de la Plaza y placa conmemorativa.

Igualmente, en la citada sesión del Consistorio se acordó cambiar la denominación de la Plaza ubicada frente al Colegio por el de Plaza de San Juan Bautista de La Salle

Presidente de la Ciudad, Juan José Imbroda, y el consejero general de los Colegios de La Salle, Alberto Gómez Barruso,
(fotosmelilla 2012)

Monumento a San Juan Bautista de La Salle, en la Plaza frente al Colegio

 Posteriormente, con ocasión de los 90 años de los sucesos de Annual, el Rey Juan Carlos obsequió con otra bandera nacional al Colegio La Salle - El Carmen de Melilla. En la entrega oficial estuvo presente en representación del monarca el Comandante General de la Plaza..

El H. Jesús Miguel Zamora y D. Juan José Imbroda

 Con ocasión del Centenario de la presencia de La Salle en Melilla, será la  propia Ciudad Autónoma a  través de su Presidente, D. Juan José Imbroda, quien otorgue una nueva Medalla de Oro a  La Salle (17 de septiembre de 2011)  En la recepción estuvo presente el Provincial del Distrito ARLEP,  H. Jesús Miguel Zamora.

- "El Colegio La Salle de Melilla es un  referente local de primera magnitud" (Sr. Imbroda)

- Tras agradecer el reconocimiento por la distinción recibida, el H. Jesús Miguel se comprometió en nombre de la Congregación a seguir apostando por la educación de los niños y jóvenes melillenses.

El Colegio contaba en este año jubilar 2011-2012 con 740 alumnos. En ese mismo año también se celebró la fecha del establecimiento de la Comunidad de los Hermanos en la ciudad, colocándose una placa conmemorativa (hubo también ofrenda floral) en el lugar donde tuvieron la primera residencia los Hermanos aquel 16 de julio de 1912, festividad del Carmen.

- El Colegio fue declarado edificio BIC (Bien de Interés Cultural"), ubicado en el Ensanche Modernista de la ciudad de Melilla (nota 8)

- En su día, la ciudad tuvo a bien honrar la memoria de los Hermanos Senén y Mauricio, experimentados botánicos y estudiosos de la flora del Rif, dedicándoles una calle.

La trayectoria del Centro Escolar sigue hoy su camino, abierto al futuro, con las transformaciones espaciales y pedagógicas pertinentes, y acomodándose al paso de los años y a las nuevas necesidades de los escolares. Centenares de alumnos pueblan hoy sus aulas en los niveles de Infantil, Primaria y Secundaria, en un Centro modelo de integración inter-cultural e inter-religioso (además del alumnado de adscripción católica, asisten al Colegio musulmanes, judíos e indios)

Recientemente (desde 2019) se ha puesto en marcha la "Comunidad Fratelli", una nueva experiencia inter-congregacional: Hermanos de La Salle y Hermanos Maristas trabajan  juntos en la acogida y acompañamiento de migrantes, especialmente menores y mayores ex-tutelados. Es una "Escuela de Segunda Oportunidad", donde se atiende las áreas de inserción socio-laboral, socio-educativa y de residencia. "Porque no se puede permanecer dormidos sino poner manos a la obra ante una realidad tan dura, la que viven hoy en Melilla tantos muchachos"

La Comunidad Fratelli del colegio La Salle-El Carmen visita al presidente de la Ciudad, Eduardo de Castro.


            "Los que enseñaren a muchos la justicia, 

              brillarán para siempre como estrellas" (Daniel, 12.3)

 

Notas sobre el texto

(1) El artículo aludido del Magazine XL EL SEMANAL (9 a 15 de mayo de 2021) consta de 8 páginas, y se acompaña de 8 fotografías bien seleccionadas. Su texto nos ha servido también para el desarrollo de algunos de los hechos que aquí se narran sucintamente.

(2) Así consta en el libro "Bujedo 1892-1992. Cien años al servicio de la Escuela Cristiana", pág. 141 (CV La Salle, Valladolid, 1992)

(3) H. Saturnino Gallego: "Sembraron con amor" (San Sebastián, 1978, pp.330ss, y 423ss.). Hemos sintetizado aquí las páginas dedicadas por el autor a la cuestión del servicio militar durante el reinado de Alfonso XIII

(4) H. Claudio Gabriel: "La obra lasaliana en España" (Madrid, 1953, 371ss.) De estas páginas referentes a los orígenes de la Casa de Melilla, hemos tomado aquí datos e información. Los Hermanos fundadores de la Casa fueron: Rogelio (director), Ignacio Javier, Norberto Elias, Ismo Abel, Domingo María, y Servo.

(5) Siendo este trabajo un recuerdo y homenaje a las víctimas de aquel infausto mes de julio de 1921, y desde la perspectiva del mundo lasaliano, nos hemos permitido acudir a fuentes de fácil acceso a los lectores interesados. En este caso, al espléndido desarrollo vertido en Internet sobre el tema (arts. de Wikipedia: "El Desastre de Annual" , a diversas entradas relativas al "Colegio La Salle - Nuestra Señora del Carmen de Melilla" , y biografías de personajes que protagonizaron los acontecimientos)

(6) Los interesados pueden acceder a esos textos que no se transcriben aquí en el mencionado artículo de XL El Semanal, pág.13.

(7) H. Claudio Gabriel, o.c, (págs.378-379)

(8) D .Salvador Gallego Aranda, antiguo alumno del Colegio La Salle de Melilla y profesor de Historia del Arte en la Universidad de Granada, publicó hace años un detallado estudio del edificio: "Arquitectura religiosa y docente: El Colegio La Salle en su centenario (1912-2012)  Revista de Patrimonio Akros, 2013

 *** Notas de la descripción del artículo tomadas de"Desastre de ANNUAL" (Wikipedia)


viernes, 4 de junio de 2021

HISTORIA DEL COLEGIO LA SALLE DE SANTANDER.- DIRECTORADO DEL H. LUCIANO FERNÁNDEZ (1940-1946)

 4 JUNIO 2021



Por iniciativa del obispo D. Vicente Calvo Valero y el buen entendimiento con el H. Justino María, a la sazón Provincial de los Hermanos en España

se abrió en Isla (1881) la primera escuela lasaliana en Cantabria. A partir de entonces fueron surgiendo una larga lista de establecimientos escolares a lo largo y ancho de la región: Cóbreces (1882), Anaz (1884), Castro-Urdiales (1884), Terán-Cabuérniga (1887), Los Corrales de Buelna (1890), Riotuerto (1917), Santoña (1920). Y ya en Santander: Círculo Católico-San José (1901), San Martín-Puerto Chico (1945), Nueva Montaña (1953) 

De aquel espléndido plantel de centros escolares prosiguen hoy felizmente su labor madura y fecunda el Colegio de San Juan Bautista de Los Corrales y el Colegio La Salle, en la capital...Finalmente, un nutrido grupo de entusiastas Antiguos Alumnos, abrieron, en 1964, el Colegio La Salle AA. AA.-Miguel Bravo en el Barrio Pesquero, que tras mil vicisitudes sigue en nuestros días cubriendo dichosamente las necesidades del Barrio.

 

El Colegio La Salle de Santander abrió sus puertas en el otoño de 1940, cuando los Superiores de la Congregación estimaron que no podían continuar ya su labor educativa en la Escuela del Círculo Católico. En el mes de julio, la Comunidad residía ya en el llamado "Chalet Hoppe" y el 2 de octubre, fiesta de los Santos Ángeles, comenzaron las clases.


 
El Director era el H. Luciano (Adrián Fernández). Nacido en la localidad cántabra de Celada Marlantes en 1901, 


fue forjando en los rigurosos fríos de la montaña un carácter recio y decidido. El espíritu cristiano que embarga su entorno familiar cimentó ya en su infancia sólidas convicciones que le encaminaron paulatinamente hacia la vida religiosa. Ingresó en el Noviciado Menor de Bujedo (Burgos) en octubre de 1913. 

En febrero de 1917 tomó el hábito  religioso e hizo su primea profesión en 1918...En 1920 comenzó su variado y largo periplo como educador: Llanes (Asturias, 1920), al que siguieron múltiples destinos por tierras de España y Portugal, casi siempre en funciones directivas: Santander (Círculo Católico), Valladolid, Bujedo (Noviciado Menor), Colunga (Asturias), San Sebastián, Roma (Formación Permanente), Santander (1940-1946)...Y Portugal (Braga, Barcelos, Leiría, Abrantes, Oporto), una prolongada estancia que va de 1946 a 1986, en que fue profesor, administrador, director e incluso durante un tiempo Provincial Auxiliar. Los años postreros de tan larga y fecunda trayectoria los pasaría el buen H. Luciano en la Residencia del Monasterio lasaliano de Bujedo (1986-1994)

El H. Pablo María fue el último Director de la Escuela "San José" del Círculo Católico. Fue él quien negoció e hizo posible la adquisición del terreno, La Quinta Hoppe, en el Alta de la ciudad (General Dávila 109). Se trataba de uno de los palacetes de mayor prestigio y solera en comparación del resto de chalets o residencias de verano levantadas por la burguesía en la zona.. D. Carlos Hoppe había sido cónsul alemán en Santander. La prensa local consignó la presencia en el recinto de la reina Victoria Eugenia con ocasión del "Garden Party" en favor de la Cruz Roja en el verano de 1916...  El edificio era lo bastante espacioso para albergar a la Comunidad de ocho Hermanos y cubrir las primeras necesidades escolares de unas decenas de escolares. En el futuro...¡ya se vería!

 

Además del afamado edificio de dos plantas, poseía la finca un extenso parque, un jardín ameno decorado de estatuas de mayor o menor valor (la famosa leona aún subsiste a la entrada del Colegio). Contaba también de una extensa huerta con árboles frutales...En fin, 14.000 metros cuadrados con cerca alta y bien conservada en algunas partes.. La propiedad gozaba de una situación  y posibilidades privilegiadas.

 

EL PRIMER CURSO ESCOLAR



Comunidad de Hermanos 1940

La vida escolar se inició en el otoño de 1940 con tan solo 80 alumnos... pero terminó en el mes de junio con 180, pues fue aumentando el alumnado a lo largo de los meses. Era un éxito, dada la precariedad del momento...Durante el año se fueron sucediendo las actividades pedagógicas, variadas y de mucha imaginación: campeonatos periódicos sobre las distintas disciplinas, participación exitosa en el certamen diocesano de Catecismo, exámenes con resultados brillantes en la Escuela de Comercio y, como colofón, la Exposición de Trabajos Escolares, verdadera exhibición de cara a las familias de cuanto se realizaba en las aulas. Los Hermanos tenían a su favor el que ya se conocía en la Montaña la labor desarrollada por la Congregación en los numerosos centros regentados por ellos desde finales del pasado siglo. 

D. Luciano García (2010)

 D. Luciano García fue uno de los alumnos fundadores del Colegio, vinculado de por vida a La Salle. Dejó en su día un testimonio fiel de aquellas primeras jornadas del otoño de 1940. Escribió:

“Recuerdo perfectamente aquel arco formado por los alumnos en una soleada mañana del 2 de octubre, cantando el himno nacional (letra de José María Pemán), ante el hermoso chalet y bajo la sombra de aquellos dos magníficos cedros, bajo la presidencia del H. Luciano...Era el H. Director una persona avispada, inquieta, lúcida, organizador nato, diligente, tenaz. Pasaba frecuentemente por las aulas. Entregaba los boletines a los alumnos cada sábado, todos reunidos, si hacía buen  tiempo, en la pequeña explanada aledaña al chalet, y si llovía, en el cobertizo, antiguo garaje de la finca, que hacía las veces de patio cubierto y de gimnasio...y que derruyó el ciclón de 1941”.

 

Resulta chocante la ausencia de referencias en las crónicas del Colegio y de la misma Comunidad a los sucesivos acontecimientos que se irán produciendo a nivel local, nacional o internacional, sea el relieve o importancia que tuvieron y que, sin duda les afectó en uno u otro grado...En abril de 1939 había terminado la Guerra Civil y España iniciaba una larga y penosa posguerra, Unos meses después, con la invasión de Polonia, comenzaba la más terrible conflagración que vieron los siglos. Francia se había rendido a los alemanes...La "Batalla del Atlántico" no había logrado doblegar la resistencia inglesa al poderío alemán...Luego vendrían nuevos frentes en el continente africano y asiático...Años de muerte y destrucción...así hasta la rendición de los países del Eje, la creación de la ONU, etc.

 

Estaba claro, el objetivo era más limitado, casi exclusivamente puesto sobre lo que acaecía en el interior de los muros del Colegio, con escasas excepciones, como veremos... 

El 6 de octubre señala el cronista:

"Se ha izado por vez primera la bandera nacional. Tal y como está establecido para los centros escolares se solemnizó el acto con  el canto de los tres himnos.. Hoy hemos acogido dos nuevos alumnos, mellizos, por cierto.. Los niños han venido abrigados. El cielo amenazaba lluvia"

 

El 11 del mismo mes, víspera de la Fiesta del Pilar y Fiesta Nacional, se distribuyeron en público por primera vez los boletines de notas semanales....

Días después se anotaba la incorporación del profesor de gimnasia D. Andrés López, "el único colaborador seglar del Centro, que acarició pronto entre sus proyectos llevar a cabo una exhibición pública de ejercicios de educación física, tal como se estila en algunos centros lasalianos del Distrito al finalizar el curso escolar"

A veces (18 de octubre) se consignan noticias relativas a la propia Congregación: así, el fallecimiento del H. Superior General H. Junien-Victor, que sería sustituido por el Vicario General, H. Arése-Casimir...Y se añade: "al final de las clases de la tarde, el H. Tarsicio entregó a cada colegial una fotografía de grupo, - profesores y alumnos - ante la fachada del Colegio. Una instantánea muy cuidada, por cierto"

 


D. José Eguino y Trecu, obispo de Santander, manifestó desde estos primeros días su querencia por los Hermanos y colegiales. "Luego de presidir la solemne entronización  del Sagrado Corazón de Jesús, fue obsequiado pro los niños con una velada recreativa a base de declamación de poesías, canciones a dos voces, y unas palabras de agradecimiento y bienvenida..." El 24 de octubre se lee en la Crónica: "No estamos los Hermanos tan encerrados en nuestras pequeñas cosas que no sigamos con atención  los sucesos mayores. Según se ha sabido por los medios de comunicación, el Generalísimo se entrevistó ayer en Hendaya con el Führer Adolf Hitler...Lo importante para nosotros: España no entrará en guerra, que sigue su curso"

 

Los días y los meses se van sucediendo con rapidez. Hay párrafos enteros dedicados a la "pedagogía del estímulo" (con tacto, se dice) y a la creatividad: una nueva velada, en presencia de las familias y amistades, con ocasión de la proclamación de los "campeones" de las diversas asignaturas del curso. Se ponen también  en rodaje, en estos sencillos comienzos, las diversas prácticas religiosas habituales en nuestros Centros, así como algunas otras actividades que posibilitan la formación integral de los escolares: deportivas o artísticas. Antes de las vacaciones de Navidad tendrán lugar los "temidos exámenes trimestrales", tras los que el Colegio quedará sumido en el silencio durante unos días.

 

El segundo trimestre se abre con  la fiesta onomástica del H, Director (7 de enero). Ese mismo día se informa con satisfacción la admisión de otros siete nuevos alumnos, "a quienes se ha acogido  amigablemente". Y se certifica luego: "no ha nevado aquí en todas las vacaciones. Esto no es Burgos ni Teruel...Aunque el frío se ha enseñoreado del ambiente con pertinacia". En pleno febrero anota el cronista: "se han plantado en el parque cerca de 300 arbolitos, adquiridos en el Vivero de Santa Isabel. Había que repoblar la finca, pensar en un futuro de frescura y sombra, e inculcar en los pequeños el amor a la Naturaleza".

 

Alumnado al finalizar el curso 1940-1941

 Estamos en 1941. Y aquí sí, la Crónica toma buena nota de uno de los acontecimientos más terribles que hubo de soportar la ciudad en su ajetreada y larga historia: el voraz incendio acaecido en la madrugada del 15 al 16 de febrero de 1941.

Incendio de 1941

"La mayor tragedia que sufrió la ciudad desde la tragedia del "Machichaco" (1893)"

Cabo Machichaco (Imagen tomada de Wikipedia)

Al parecer, el desencadenante ha sido el fuerte viento del SE., que desde la atardecida del día 15 asolaba Santander, acompañado de un área de bajas presiones de grave intensidad...Se sabe con casi total certeza que el fuego se inició  en la calle Cádiz (¿una chimenea, un cortocircuito?)... El desastre supuso la desaparición de gran parte del casco histórico de la ciudad, incluida la catedral, y provocó un enorme cambio en la estructura urbana de Santander. Quedaron destruidos la mayor parte de los locales comerciales y desaparecieron unos 400 edificios, en 37 calles, que suponían unas 14 Ha.....Se contabilizaron unos 10.000 afectados, o sea, la décima parte de la población... (datos tomados de Wikipedia).

 

El desastre afectó mínimamente al Colegio La Salle, tan solo hubo algunos árboles derribados en la finca y ligeros desperfectos en el frontón o patio cubierto. Bastantes familias de colegiales, perdieron sus viviendas y negocios. Discretamente, la Comunidad ha atendido en cuanto ha podido a los alumnos y familias damnificadas...

H. Carlos Borromeo

Días después, el H, Carlos Borromeo, Provincial de los Hermanos, se hizo presente en el Colegio para interesarse personalmente por los daños causados y para testimoniar su aliento y consejo en estas penosas circunstancias (19 de febrero)”.

 

Espigando aquí y allí en las añejas crónicas, encontramos otro tipo de noticias: "Aprovechando las vacaciones de Semana Santa, los Hermanos de la Comunidad visitan Santillana del Mar y la Cueva de Altamira, sorprendiéndose del buen gusto, la técnica alcanzada, el color y la creatividad de los artistas que en fechas tan tempranas dieron a luz tanta belleza" (14 de abril).  Y como era costumbre en esos tiempos, “se celebró con una solemne Eucaristía la Fiesta del Fundador en la iglesia parroquial de Las Salesas, "procediéndose a continuación  a la bendición de la bandera nacional, que presidirá a partir de hoy los actos oficiales" (15 de mayo)

 

Exultante de gozo escribe el cronista: "Por fin ha llegado el comunicado oficial del Ministerio de Educación por el que se reconoce legalmente nuestro Centro Escolar. Firmado por el Señor Pemartín, Director General de Enseñanza Media y Superior" (20 de mayo). Cuando va a finalizar el curso, y de acuerdo con lo previsto, queda abierta al público una flamante Exposición en los espacios nobles del recinto escolar: dibujos y maquetas, cuadernos de ortografía y redacción, carteles de catecismo e historia sagrada, muestras de caligrafía... Toda una muestra de la calidad de lo realizado. (20 de junio)

 

Culminó el curso con los exámenes finales y la entrega de la Memoria Escolar, “recién llegada de la imprenta”, excelente memorándum para alumnos y familias de este primer año del Colegio La Salle de Santander. En el verano se organizan clases de apoyo y refuerzo para los alumnos de Elementales y de Técnica Comercial...Hay también novedades en el profesorado: han sido destinados a Bujedo los Hermanos Aureliano y Francisco; para reemplazarles llegan el H. Claudio Gabriel, prestigioso historiador y reconocido poeta, y el joven H. Amancio, que ahora inicia la docencia y años después dirigirá el Colegio que ahora le acoge...Por supuesto, seguro que no pasó en modo alguno inadvertida la invasión de la inmensa Rusia por la Alemania nazi el 22 de junio de este año 1941. Pero nada quedó consignado por el cronista. Pero como infinidad de seres humanos se preguntarían cuándo y cómo acabaría este terrible flagelo de la guerra que se ha abatido con locura sobre el mundo.

 

DEL CHALET HOPPE AL COLEGIO LA SALLE

En el mes de junio, el H. Luciano, el animoso y emprendedor Director, había despedido oficialmente a los alumnos con su proverbial optimismo: "ha finalizado el feliz y glorioso año 1940-41"... Los datos de Secretaría mostraban excelentes expectativas en lo referente a la admisión de nuevos alumnos. Semana tras semana se multiplicaban  las peticiones de inscripción. Habría que ir buscando soluciones al problema espacial, porque el chalet era manifiestamente una solución pasajera e insuficiente. De momento se alquiló, provisionalmente, un chalet de las inmediaciones (la "Quinta Arroyo"), que podría acoger 4 ó 6 aulas, lo precisado entonces.. Era una de las numerosas mansiones que salpicaba la larga Avenida del General Dávila, desde el Alto Miranda a Pronillo.. Con sus limitaciones, de momento, sirvió..

 

En las cercanías, eventualmente, se utilizarían para la práctica del deporte al aire libre los Campos de Miramar, instalaciones de rancia solera futbolística. Durante años fue también  un espacio disponible para los recreos, el deporte, los ejercicios gimnásticos...

Perspectiva, sección y plantas del nuevo colegio

Y más pronto que tarde, se pensó en  la necesidad de levantar un Colegio de nueva planta. Para llevarlo a cabo se contó con el arquitecto vizcaíno D. Pedro Ispízua, del cual admiramos su buen hacer en sus construcciones escolares por la geografía del viejo Distrito de Valladolid en Burgos, Valladolid, Palencia, Santiago de Compostela...Cuando por vez primera acompañó al H. Luciano y contempló la propiedad le pareció un emplazamiento soberbio: "había luz, aire y amplios horizontes".

 

En febrero de 1941 había muerto en Roma Alfonso XIII. En España se habían establecido en 1939 las cartillas de racionamiento y continuará aún durante años en su aislamiento internacional..., en  tanto que Santander iba remodelando su casco viejo y sus gentes afrontaban con dignidad y entereza sus vidas, tras el trágico incendio...Para Europa, el invierno de 1942-43, fue horroroso, pero el signo del conflicto bélico cambiaba ya abiertamente. Tuvo lugar entonces la "bisectriz de la guerra", con  los triunfos aliados en El Alamein y Stalingrado. A primeros de junio los norteamericanos batían decisivamente al Japón en la batalla aeronaval de Midway, que significaba también, en el Pacífico, un punto de inflexión en el conjunto del conflicto. Pero de nuevo, el objetivo del cronista enfocaba discretamente hacia un perímetro menor, más cercano, el de las pequeñas cosas de cada día...

 

Alumnado y Comunidad de Hermanos en el curso 1941-1942

En el curso 1941-42 el alumnado se repartía en cuatro modalidades de enseñanza:

1.   Elemental o Primaria,

2.   Ingreso al Bachillerato,

3.   Peritaje Mercantil y

4.   Clase de Técnica Comercial.,

organigrama que seguiría vigente durante años.

En el Colegio había escolares de todas las edades, de los cinco a los veinte años...Algunas familias tenían estudiando en el Colegio al mismo tiempo hasta  4 y 5 hijos (todos varones).. Se contaba con  escolares originarios de Cuba, Guinea, Bélgica, Francia...Del territorio nacional eran numerosos los asturianos y madrileños, si bien, lógicamente,  prevalecían los naturales de La Montaña. La gran mayoría eran del propio Santander, y luego de Torrelavega, Hoz de Anero, Solares, Heras., Astillero, Muriedas,...El radio de acción del Colegio alcanzaba los 40 kms. Y en cuanto a profesiones de los padres, destacaban los comerciantes, oficinistas, industriales, militares, marinos, transportistas, ...maestros, médicos, ingenieros, viajantes.

Ceremonia de la bendición de la primera piedra

Así que llegó la hora de poner en marcha la construcción del Colegio.

En la mañana del 18 de febrero de 1943 se llevó a cabo la ceremonia solemne de la bendición del sillar simbólico del "templo cultural", que iba a hacerse en breve gozosa realidad. El señor Obispo presidió la ceremonia, en presencia del H. Carlos Borromeo, Visitador del Distrito, el arquitecto Ispízua, el H. Luciano, profesores, alumnos, familiares y amigos. 

El H. Claudio Gabriel había redactado en latín clásico el texto del pergamino que acompañaría la arqueta de la primera piedra, con una serie de periódicos introducidos en un envase de cinc... “Siendo Papa reinante Pío XII, Jefe del Estado Español el Generalísimo Franco...A mayor gloria de Dios...y en honor de San Juan Bautista de La Salle...Formando la Casa de Santander en este día los 14 Hermanos...” El H. Director tomó la palabra a continuación, con voz recia y sentida...A su conclusión, un espontáneo aplauso salió de los presentes como asentimiento sincero de lo expresado. Después fue ejecutado el Himno Nacional. La bendición de la primera piedra supondría en los anales del Colegio una de las fechas más memorables para los actuales y futuros alumnos. Cuando a finales del curso 1943-44 se ponga en las manos de las familias la nueva Memoria Escolar, se encontrará con estas palabras: "Este año deja en nosotros una estela luminosa, un recuerdo imperecedero, una huella imborrable. Habéis visto alzarse  majestuoso y grácil este nuevo edificio que con orgullo llamáis vuestro Colegio, y tenéis razón, pues para vosotros es".

 

Se iniciaron las obras de desmonte y nivelación del patio de recreo. Los camiones del señor Tafall transportaban de continuo piedras y tierras removidas a partir del mes de septiembre. En noviembre se emprendía la construcción del Salón de Juegos en la planta baja, y de la Capilla Colegial, en la primera y segunda plantas, y del Salón de Actos, en la tercera...

Las gradas

También se construyó la monumental escalinata levantada entre el parque y el patio de recreo (“las gradas”), testigo mudo de competiciones deportivas y confidencias, marco de referencia también de tantas y tantas fotografías de los sucesivos grupos de alumnos que fueron sucediéndose a lo largo de los años. Escribe el cronista:

"en este mes de marzo se construye la escalinata que da grandiosidad al conjunto".

Y añade.

"Se acaba de cementar el patio".


 
El 14 de mayo, vísperas de la Fiesta del Fundador, se bendice e inaugura la Capilla Colegial. 



Y cerrando esta serie de inauguraciones, la crónica de enero de 1945 recoge la inauguración del Salón  de Actos, coincidiendo con  la onomástica del H. Director (7 de enero). En nombre de profesores y alumnos Luciano García, alumno de 4ª de Peritaje pronunció unas sentidas palabras de felicitación. Aquellos modestos inicios de octubre de 1940 habían quedado atrás, no sin nostalgia.

¡¡¡El Colegio La Salle se abría a un futuro prometedor!!!

 


Con parsimonia al principio, luego a un ritmo cada vez mayor, se fueron poblando las aulas colegiales. El segundo año de su existencia ingresaron 182 alumnos, al tercero hubo un  leve descenso, para enderezarse el rumbo con la llegada del curso 1943-44, admitiéndose 265 nuevos colegiales. Toda una historia que recordar  y ante un futuro que se intuía prometedor.. Con sus luces y sus sombras, sus expectativas, preocupaciones y añoranzas. Siempre fieles al espíritu de los orígenes, renovándose y adaptándose de continuo a los nuevos tiempos, los nuevos métodos, las exigencias de la Administración Educativa y de la Sociedad. Y en un contexto, por cierto, bien distinto al de nuestros días.